BAQUIANA – Año XXIII / Nº 123 – 124 / Julio – Diciembre 2022 (Poesía IV)

FOTO SECCIÓN POETICA

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

JUANA MORIEL PAYNE

Nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, México (1985). Es historiadora, novelista y poeta. Cuenta con un doctorado en Borderlands History por la Universidad de Texas en El Paso y sus investigaciones se concentran en el norte de México durante la época colonial. Ha sido profesora de Historia en Saint Thomas University en Houston, Texas. Actualmente, se desempeña como profesora de Mount Saint Mary´s University en Los Ángeles, donde enseña escritura creativa y estudios fronterizos/Bordex, Latin America, Latinx, y AfroLatinx. Ha publicado dos novelas que han recibido premios literarios en México y los Estados Unidos: la novela histórica Trigueña, ganadora del concurso Publicaciones 2012, organizado por el Instituto Chihuahuense de la Cultura (ICHICULT), así como el Southwest Book Award 2014, coordinado por la Border Regional Library Association, y La caza del venado, también de corte histórico, finalista del IV Concurso Internacional de Novela Contacto Latino. Ha publicado su poesía en diversas revistas especializadas en español.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

ESTAMPIDA

 

Sólo una gota de sangre faltó

 

para unir nuestros fantasmas

 

mas

 

como tu cuerpo congeló los huesos míos

 

fantasmas

 

que esperaban a la orilla         de mi boca

 

la líquida promesa

 

al escuchar crujir mi esqueleto

 

aterrados

 

se esfumaron.

 

 

AMBAR

En mi trayecto tu presencia    pretérita    perenne

desfila

en la ventanilla

a mil revoluciones

se extiende    morosa

se frena

y tintinea

en la campanilla del vagón

tu hueca sonrisa   vaga respiración    residuo

triste  eco ambarino.

 

 

ANDANZA

 

En mis insomnios habitan

 

Apetitos         pruebas de honor

 

En mi castillo de sábanas

 

Campanas       Rocas         y un Arpa

 

Amenizan      la espera

 

De un bocado devorar noblezas.

 

 

EN LA ÚLTIMA CENA

 

duele      la carne cortada a cuchillo

 

el vaho rancio del vino

 

y unas migas de pan duro.

 

 

Duele

sobretodo

la gota

del grifo

que está por caer.

 

 

 PARADOJA

Por el silencio entras

al sendero invernal

un par de herrumbres entonan

tu andar preciso

al resol de la vela     La Esperanza

desfallece

la sopla un genio susurrando

la oscuridad es promesa de orfandad.

 

Temblores helados te desarman

un vientecillo tibio disfrazado

de hada nacarada

te brinda noble amparo mas

desertas

a dos pasos

de escuchar correr conejos en la nieve.

 

 

DE LA SEQUÍA

 

En esta ciudad raras veces.

 

 

Llovió una vez.

 

 

Salí a la calle, salió mi llanto

 

atorado desde el otoño

 

cuando solo llovió hojarasca.

 

 

Fin de invierno y no llueve.

 

 

Mi paso seco se congela por veredas

 

igual al de los gatos en los tejados de las casas

 

o el del animal salvaje entre hierba seca de montaña.

 

 

Primavera trae significado

 

para mis ojos húmedos

 

donde el agua     detenida   espera.

 

 

Mas no llueve.