BAQUIANA – Año XXII / Nº 117 – 118 / Enero – Junio 2021 (Poesía III)

FOTO SECCIÓN POETICA

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

MARÍA JOSÉ MIELGO BUSTURIA

Nació en Bilbao, Viscaya, España (1965). Es poeta, narradora, editora, periodista, presentadora de radio y televisión, y promotora cultural. Fundadora y directora de la revista literaria Alborada-Goizaldia y en la actualidad de Literarte, así como de la editorial de nombre homónimo. Miembro de la Asociación de Artistas y Escritores Españoles, presidenta de la Asociación Cultural Literarte —de la cual también es fundadora—, de la Asociación Canadiense de hispanistas (ACH) e igualmente de la Asociación de Escritores de Euskadi (AEE) y de la Asociación Colegial de Escritores. Dirige un taller de lectura desde el año 2010 que promueve eventos culturales como recitales poéticos, presentaciones y debates, entre otras actividades. En octubre de 2010 fue galardonada como editora y fundadora de la revista Alborada-Goizaldia por la editorial Granada Club —Selección-Granada Costa— en Salobreña (Granada-España). Es colaboradora habitual en múltiples revistas literarias nacionales e internacionales, así como en periódicos españoles. Ha publicado los libros de poesía: Tres poetas y una voz (2003) y Equidistancia (2017). Ha publicado los libros de narrativa: Las Ventanas de la Vida (Granada Club Selección 2012), colección de relatos con la cual obtuvo el Premio a la Crítica-Granada Costa en 2014, y Como la vida misma (2015), libro de relatos y microrrelatos que quedó finalista en los Premios Literatura de Euskadi —en castellano— y que lleva hasta la fecha su segunda edición. Como ponente, ha asistido a diversos congresos nacionales e internacionales y ha sido miembro de varios jurados literarios. Dirigió el programa radiofónico El Mirador en Gorliz Irratia, participó en Radio TAS-TAS de Bilbao (Viscaya) y en Radio Santoña (Santander). También ha dirigido el programa cultural televisivo El Mirador de María José Mielgo en Eusko TV. Actualmente dirige el magazine cultural La Atalaya en Gorliz Irratia y El Mirador en 97 Irratia.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

ENTRE LÍNEAS

 

He leído tantas veces entre líneas…

que he bebido de tus labios,

me han mojado tus lágrimas salobres.

Me has desnudado el alma

sin haberte dado el permiso

y has aplicado a mis heridas

bálsamos para que se cerraran los jirones.

 

He leído tantas veces entre líneas…

que te he esperado en la noche,

he visto ese brillo en tu mirada,

he sellado tus labios con un beso

y te he llevado de la mano,

pensando que éramos algo en la nada.

 

Has leído tantas veces entre líneas…

que has bebido de mis labios,

te han mojado mis lágrimas salobres.

Te he desnudado el alma

sin haberme dado el permiso

y he aplicado a tus heridas

bálsamos para que se cerraran los jirones.

 

Has leído tantas veces entre líneas…

que me has esperado en la noche

has visto ese brillo en mi mirada,

has sellado mis labios con un beso

y me has llevado de la mano,

pensando que éramos algo en la nada.

 

No sé si lo vivimos, si lo hemos soñado,

o si lo hemos deseado.

Solo sé, que hemos leído demasiadas veces

 

Entre Líneas.

 

 

GRATITUD

 

Camino sobre mis propios pasos,

no sé muy bien el porqué,

pero tu recuerdo viene a buscarme

y se aferra a mí con toda su transparencia:

ya se sabe que la noche nos obceca,

nos aboca a huir buscando una salida.

 

Solo sé que me atenaza tu figura,

que mi boca gritó demasiado alto

que no lloraría,

que no pensé

tener la mano tan extendida,

que no surcaría, jamás,

el mar de lo insospechable.

 

Pero aquí estoy y ahí sigues tú:

sé, hoy bien lo sé,

que sea cual fuere la estirpe

jamás dejaré hacer al azar.

 

 

AUSENCIAS PREDESTINADAS

 

Soñé contigo y sin ti.

 

Todo gira sin excesivo sentido,

sin lógica aparente,

sin porqués entendibles,

donde tu presencia quería imponerse

cuando tu ausencia se hacía presente.

 

Sentí un conato de olvido,

de pérdida rubricada,

donde lo vivido viste,

pero ya es agua pasada.

 

Y allí, al otro lado de la memoria

existe una balsa de vivencias estancadas,

de sentimientos casi olvidados

donde la vida, rezagada, aún gira

con algo más de sentido,

pero navegando entre neblinas

y ausencias predestinadas,

nada equidistantes.

 

 

VIENTO DE LEVANTE

 

Viento de Levante

que lo arrastra todo;

trae y lleva

mis sentimientos

más hondos,

y cual cayuco

navego a la deriva.

 

Viento de Levante

Que en mi vida se enquista,

Recuerdos de juventud

-y no tan joven-

donde tus vientos

acrecientan la huída.

 

Viento de Levante…

me acompañarás de por vida,

volveré a ti

ahora que han cicatrizado las heridas.

 

 

INVISIBILIDAD

 

Estar sin estar del todo

donde faltan los abrazos

que abrigan las madrugadas;

donde los labios se enfrían

y dejan una velada escarcha,

donde las miradas lánguidas

acusan brillos pasados,

donde se rompe el encanto

de los bosques animados.

 

Estar sin estar del todo

donde me quiebra tu brasa,

donde el tiempo se marchita

entre auroras y alboradas,

en esas horas perdidas

o tal vez desperdiciadas

y en ese trasluz tan nimio,

donde la realidad es nada,

busco el sentido de todo,

de las horas trasnochadas,

donde tu boca y la mía

buscan la palabra exacta.

 

 

SENTENCIA

 

Me ha vuelto a suceder:

los árboles me han hablado,

su música me ha devuelto tus recuerdos

y como una catarsis derramada,

me han perseguido y acompañado:

los he aceptado como compañeros de viaje.

 

Serena yo, pisando el asfalto que todo lo devora,

he querido escuchar y muy en el fondo

he creído o querido reconocerte.

 

Cuántas veces recuerdo tu frase:

“Algún día te acordarás” –esto, era ayer-

 

Hoy, aquella sentencia, te hace justicia.