BAQUIANA – Año XXII / Nº 117 – 118 / Enero – Junio 2021 (Poesía I)

FOTO SECCIÓN POETICA

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

FRANCISCO ÁLVAREZ KOKI

Nació en A Guarda, Galicia, España (1957). Es autor de una amplia obra poética, narrativa y periodística tanto en lengua gallega como castellana. En el año 1980 publica su primer libro Lexanías, en gallego. Es miembro de la Asociación de escritores en lengua gallega, lengua de sus ancestros y lengua vehicular con sus amigos, familia e hijo. En 1984, emigra a Estados Unidos. El embate de su experiencia neoyorquina da su primer resultado literario con el libro Mais alo de Finisterre, edición de la Diputación Provincial de Pontevedra. Al mismo tiempo y en la lengua de Cervantes comienza a escribir Sombra de Luna, libro que terminaría en el año 2015 en la Huerta de San Vicente en Granada, residencia de Federico García Lorca. Este libro le llevó 30 años en escribir, siendo publicado por la editorial Sial Pigmalión (Madrid, 2015) y que obtuvo el premio Escriduende al mejor libro de poesía social de la Feria del Libro de Madrid 2016. Durante esos años el poeta publica muchos otros títulos, tanto en gallego como en castellano. El poeta había sido activista cultural en Galicia y, de manera independiente desde el Colectivo Celso Emilio Ferreiro, lo es en Nueva York, donde anima tertulias y organiza ediciones de libros y lecturas. El poeta salta a la narrativa con Ratas en Manhattan, libro de cuentos que relata las experiencias de emigrantes en la búsqueda del sueño americano. Editado en gallego por la editorial gallega Sotelo Blanco (Santiago de Compostela, 2007) y traducido al castellano por la editorial Chiado (Madrid, 2013). También escribe para niños y dedica un cuento en defensa del gallego, motivado por la emigración en que los padres se olvidan de transmitir la lengua y la cultura a sus hijos: Un neno na emigración, en gallego, español e inglés, Edición do Cumio (Pontevedra, 2011). Ha cosechado algunos premios como el Hernán Esquío 2014, en el Ferrol, España, así como varias menciones honoríficas del Círculo de Escritores y Poetas Iberoamericanos de Nueva York. Ha participado en las siguientes publicaciones colectivas: Doce poetas entre rascacielos (Antología Casa de la cultura de Ecuador, 2000); Miradas de Nueva York (Antología, Editorial El Vigía Granada, 2000); Seis narradores españoles en Nueva York (Ediciones Dauro, Granada, 2006); Escritores españoles en los Estados Unidos (Edición de Gerardo Piña Rosales Academia Norteamericana de la Lengua Española, 2007); Geometría y angustia — poetas españoles en Nueva York (Fundación José Manuel Lara, Sevilla, 2012); Seis narradores españoles en Nueva York (Ediciones Dauro, Granada, 2006); Para abril y amantes (Edición bilingüe español/inglés, Book Press New York, 2012). Ha sido editor de los siguientes libros: Al fin del siglo, 20 poetas hispanos en Nueva York (Ed. Ollantay Press, Nueva York, 1999); Piel Palabra. Poetas españoles en Nueva York (Ed. Consulado General de España en Nueva York, 2003); y Panorama sobre los rascacielos — Poetas españoles en Nueva York. (Ed. Consulado General de España en Nueva York, 2019). La antología de toda su poesía amorosa, desde 1980 hasta el 2017, fue publicada con el título Erótica…Dos (Sial Pigmalión, Madrid, 2017), de la cual se han publicado cuatro ediciones, siendo la más reciente la de 2020.

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

ORTOGRAFÍA DE TU CUERPO

 

Desde aquí pienso…
en los puntos suspensivos y las comas
que sólo conocemos yo y tu cuerpo.
Ahora me invade no sólo la tristeza
sino la geografía del silencio.

 

 

SONATA PARA UN CUERPO EN LA BAÑERA

 

La bañera como un barco
te mecía en el tiempo,
y a través del agua
yo era tu silencio.
El agua tenue se hundía
por tu hermoso cuerpo
mientras la luna se filtraba
con todos sus misterios.
Los visillos de la ventana
jugaban con el viento,
mientras la bañera te rodeaba
con sus brazos de hierro.
El agua, otra vez el agua
en su dulce chapoteo
subía por tu piel
para entrar en tus secretos.
Yo era el vendaval
que soplaba en tus velas
y era el maremoto
que sacudía tu bañera.
Pero al final fue el tiempo
más firme que mi fuerza
y me volví playa y me volví puerto
para ser agua de tu misma bañera.

 

 

RETRATO CUBISTA

 

Quedaré detenido ante el temor
        de incendiar las alfombras
        José Lezama Lima

Desde el lienzo cubista
y desde la altura…
de una métrica medida,
unos ojos como oídos nos sentían.
Tal vez después el osado pintor
interrogue al cuadro
sobre nuestros jadeos y demás juegos malabares.
Pero el cuadro,
fiel al arte de nuestros cuerpos
permanecerá sonriente y mudo
con el todavía caliente tintineo de tus besos.
El sofá se recupera de las embestidas
y por el suelo saltan las chispas
de dos cuerpos, cuya energía se extingue
en la hoguera de las pasiones
que vibran al unísono.
Descansamos…
más tarde volvimos al encuentro,
era fuego, era sueño y era poesía…
Bajando por tu cuerpo,
subiendo por mis besos.
Mujer de altas montañas
me perdí en tus altiplanos
y el eco sonido de mis pasos
se confundió en tus huellas.

 

 

UNA MUJER ME ESPERA

 

Una mujer me espera
cada mañana al alba
con su pelo suelto
como la palabra
y sus ojos negros
como lunas claras.
Una mujer me espera
hecha abecedario
con su sonrisa inmensa
y su trágico llanto.
Voy como las esferas
silencioso y girando
dormido en tus dos pechos
de limones y dardos.
Te beso entre tu vida,
siempre en tránsito,
y me muero contigo
en cada orgasmo.

 

 

AMO

 

Amo tus grandes ojos
como las noches de luna llena,
que riza nuestros besos.
Amo tus palabras…
que tímidamente callaste
cuando empezabas a amarme,
y amo esos suspiros
que lánguidamente derramas
sobre el alma de mi cuerpo
todas las mañanas
cuando tremendamente me amas
más allá de todo silencio
y toda consonancia.

 

 

SEMENTERA

 

Me gusta cuando siembras
mi cuerpo de esperanzas
y me gusta cuando callas
tus dulces palabras,
cuando huelo tus fl ores
que en mi estudio tiemblan
al viento de mis suspiros
que buscan tus labios.
Todos los papeles, todos, esperan tu mirada,
de cuando lees mis versos,
con ansia callada.
Tus fl ores me hablan de ti
y alegran mi estancia,
porque ellas conservan tus besos
y nuestras palabras.